DUBROVNIK DIGEST >> CASCO ANTIGUO

CASCO ANTIGUO >> Lazareti


Lazareti

[ View map ]

En la Edad Media, Asia y Europa habían sido devastadas por los brotes de enfermedades incurables, desde la peste hasta la malaria. Debido al comercio marítimo, Dubrovnik no logró escaparles a las epidemias. La peste en 1527, de un solo golpe se llevó 20 mil vidas. Un barbero llamado Andrija, de quien se piensa que trajo la plaga desde Ancona a Dubrovnik, fue torturado por las autoridades y obligado a atarse a un coche, siendo tirado por él a lo largo de la ciudad, y quemado con unas tenazas al rojo vivo hasta morir.

 

Pero los brotes habían tenido lugar mucho antes. Dubrovnik ya en 1377 emitió un decreto según el cual cualquier persona que haya vivido en el extranjero tendría que pasar 40 días en una de las islas cercanas. Fue la primera de tales decisiones en el mundo, es así como la cuarentena es ahora considerado una invención de Dubrovnik. Sólo si se demostraba que la persona estuviera sana, sería devuelta a la ciudad. Las condiciones de vida en estas islas, sin techo sobre sus cabezas, eran casi tan devastadoras como la enfermedad en sí, por lo que el gobierno decidió construir en la playa de Danče varias casas de madera y una iglesia con un cementerio. La zona donde vivían los infectados fue rodeada por un alto muro para que no pudieran escapar. Los sepultureros que se encargaban del entierro de los enfermos, realizaron probablemente el trabajo más difícil en la historia de la República. No sólo estaban diariamente expuestos a las enfermedades infecciosas, además debían tener mucho cuidado de que del coche fúnebre no cayera accidentalmente algún trozo de tela o algo similar, y no se les permitía incluso estar entre las personas sanas. Así fue como los dos enterradores Mihoć Marković y Živan Pupak fueron condenados, por haberse paseado entre la población sana después del trabajo. Fueron ahorcados en un lugar que todavía hoy se conoce como Vješalima (Horca), y hoy en día se encuentra un aparcamiento a la altura de la playa de Danče.

 

Finalmente Danče  resultó ser un espacio pequeño. En 1627 se decidió construir en la entrada este de la ciudad lazaretos (Lazareti), donde permanecerán las personas y mercancías antes de entrar en la ciudad. El pánico a la epidemia se ilustra mejor por el hecho de que durante un rebrote de la enfermedad, los líderes de la ciudad huyeron a Zaton, dejando a cargo de la ciudad a diez nobles.  Nueve de ellos murieron, y la única persona que quedó al mando de la ciudad durante la plaga fue un anciano de 83 años de edad, Marin Restić.

 

Curiosamente, los lugareños trataban la peste con vinagre y leche agria. A su juicio, la leche agria aliviaba el dolor, y que los patógenos (en realidad tal noción recién apareció en el siglo XIX) no podían sobrevivir en vinagre. En general, Dubrovnik fue azotada por más de 50 epidemias que mataron a más de 100 mil personas. Si no fuera por el lazareto, la cifra seguramente hubiese sido mucho peor.

 

Hoy en día, este espacio tiene fines de entretenimiento, comerciales, turísticos, culturales y otros. El entretenimiento incluye conciertos, bailes y diversos talleres.



más de