DUBROVNIK DIGEST >> HISTORIA

HISTORIA >> Guerra de 1991 en Dubrovnik


Guerra de 1991 en Dubrovnik

Dubrovnik guerra

 

La guerra en la antigua Yugoslavia tuvo lugar desde principios de los noventa hasta mediados de década. Con la caída del muro de Berlín, los antiguos países comunistas de Europa del Este se volvieron más democráticos, lo que se propagó a la antigua Yugoslavia. Sin embargo, paralelamente a esta transición, en Serbia se reforzó el papel del político local Slobodan Milosević, el principal culpable del derramamiento de sangre en la región. Milosević logra rodearse de generales del Ejército Nacional Yugoslavo (JNA), principalmente de nacionalidad serbia, y se mueve en agresión contra Croacia y Bosnia y Hercegovina. Su plan es ocupar la mayor cantidad de áreas y establecer una Gran Serbia. Además de los generales del ejército yugoslavo, cuenta con el apoyo de políticos de Montenegro como Milo Djukanović y Momir Bulatović.

 

En esos tiempos, debido al turismo en el sur de Croacia, no se encontraba apostado ningún ejército yugoslavo, es así que al comienzo de la guerra no hubo en Dubrovnik ninguna batalla. Sin embargo, los políticos de Montenegro a través de su alarma mediática se dedicaron a generar pánico en la población diciendo que el ejército croata se concentraba en Dubrovnik para atacar Montenegro. Así lograron armar a sus habitantes bajo el pretexto de un ataque croata inminente y,  en combinación con los serbios del este de Hercegovina, se dispusieron a preparar un plan de ataque contra Dubrovnik y sus alrededores.

 

La guerra en la región de Dubrovnik se inició el 1ro de octubre 1991. Los aviones de la fuerza aérea yugoslava bombardean objetivos estratégicos - suministro de agua, líneas eléctricas y  telecomunicaciones - Dubrovnik inmediatamente queda desprovista de electricidad y agua, manteniéndose esta condición durante meses.

 

El ejército croata en la zona de Dubrovnik se encuentra con escasez de armamento, facilitando el avance de los agresores. Pronto ocupan todo el entorno de Dubrovnik a excepción de la colina Srđ, donde hoy se encuentra un museo que muestra los estragos de la guerra en la zona de Dubrovnik, precisamente en la fortaleza francesa y austro-húngara en su cima.

 

Los serbios y montenegrinos bombardean continuamente la ciudad, dañando el casco antiguo protegido por la UNESCO. En orden de bombardeo, los monumentos afectados son la Fuente de Onofrio, el Palacio Sponza, el campanario, el monasterio franciscano, la iglesia de San Ignacio... – resulta más fácil enumerar las atracciones culturales no afectadas.

 

 

El mayor ataque ocurre el 6 de diciembre de 1991, cuando el ejército enemigo decide tomar la ciudad. Desde el amanecer, la ciudad es bombardeada desde todos lados - proyectiles caen en el casco antiguo acertando a monumentos culturales. La ciudad está en llamas, incluyendo iglesias, palacios, el puerto de la ciudad vieja, hoteles, etc. Tres bomberos mueren por los proyectiles enemigos apagando el fuego en el hotel Libertas. El Hotel Imperial en la puerta de Pila también sufre graves daños. En un solo día, sobre el casco antiguo de Dubrovnik caen más de 2000 proyectiles. Un tercio de los bienes culturales, de importancia histórica inestimable, está dañado. Es el ataque más feroz en la historia de la ciudad vieja de Dubrovnik. En comparación, durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis de Hitler y los partisanos de Tito protegieron de la destrucción Dubrovnik de su destrucción. El Arboretum de Trsteno resulta casi completamente quemado. El combate en la fortaleza en la colina Srđ se llevan a cabo cuerpo a cuerpo y dura todo el día, logrando finalmente el ejército croata disolver el ataque.

 

A principios de 1992, los serbios y montenegrinos preparan un contraataque, pero esta vez el ejército croata se encuentra fortalecido y logra repeler con éxito los ataques. En el verano y el otoño de ese año el ejército croata se encuentra lo suficientemente fuerte como para no sólo defender, sino también atacar. Se libera la mayor parte de la región de Dubrovnik, retomando la vida diaria a la normalidad. Hacia fines de ese año, la ciudad sufre los últimos ataques, esporádicos. Lo peor ocurre recién en el verano de 1995, cuando un proyectil enemigo impacta en la playa de Zaton en plena temporada. Tres de personas resultan asesinadas y varias heridas.

 

Las estadísticas después de la guerra son terribles puesto que los enemigos saquearon todo el entorno: los hoteles, el aeropuerto, los yates del puerto de Komolac, valiosas obras de arte de  pintores de Dubrovnik, el cableado eléctrico de los hogares, hasta el ganado... La cifra supera los 1500 millones de euros en daños.

 

Murieron más de 400 soldados de ambos lados, así como 92 civiles en Dubrovnik. Fueron destruidas por completo 2127 viviendas y 7700 habitantes quedaron sin hogar. Serbios y montenegrinos establecieron un campamento militar en Morinj y Bileća donde fueron torturados prisioneros croatas.

 

Por la destrucción de Dubrovnik, en el tribunal de La Haya fueron juzgados y condenados varios comandantes de Serbia y Montenegro. Las penas abarcaron entre 5 y 7 años de prisión, obteniendo la libertad tras cumplir con dos tercios del tiempo de la condena.

 

Durante el ataque a Dubrovnik, muchos montenegrinos, especialmente los intelectuales, se manifestaron en contra de la agresión. Ellos organizaron protestas contra la guerra donde en una de ellas, en medio de las ruinas de la ciudad, cantaban "perdónanos Dubrovnik!".

 



más de