DUBROVNIK DIGEST >> CASCO ANTIGUO

CASCO ANTIGUO >> Monasterio dominicano e iglesia


Monasterio dominicano e iglesia

[ View map ]

Los dominicanos establecieron su monasterio en Dubrovnik en el año 1225. La construcción de su iglesia arrancó a principios del siglo XIV y se completó a mediados del s. XV. El convento junto con la iglesia están situados en el lado este de la ciudad vieja, y el gobierno de Dubrovnik  alentó la construcción debido a su carácter defensivo. Como resultado, la construcción involucró a todos los residentes de los barrios cercanos, tanto hombres como mujeres.

 

La iglesia construida representa uno de los mayores edificios góticos de la costa del Adriático. Los bocetos fueron trazados por el arquitecto Michelozzo di Bartolomeo, y contó con la colaboración de otros maestros de Dubrovnik. El portón en la entrada sur de la iglesia fue hecho por Bonino de Milán, junto con la ayuda de otros diseñadores croatas, en estilo gótico tardío en 1418. El otro, sobre la entrada oeste, fue construido a mediados del siglo XV, al final de una larga calle con acceso en escaleras a la playa.

 

Una historia interesante envuelve la construcción de estas escaleras. Un tallista desconocido distribuyó equispaciadamente los pilares de las escalinatas, pero las autoridades decidieron que la parte inferior de cada uno de estos pilotes se conectara, convirtiéndolos en una cortina de piedra inusual. A saber, en tiempos de la antigua Dubrovnik se protegía la moral pública. A los ojos masculinos curiosos y lascivos se les impedía que vieran los tobillos desnudos de las niñas a medida que subían a la iglesia. Durante la antigua Dubrovnik, el tobillo desnudo era considerado erótico, por no decir pornográfico.

 

Al igual que en el monasterio franciscano, el dominicano posee un claustro hermosamente dispuesto, y una gran biblioteca que contiene el catálogo más antiguo del mundo de libros  "Cupientes emere libros", editado por Anton Koberberg de Nuremberg, en 1480. Cabe mencionar, también el más antiguo y conocido "Comentarios de Tomás de las cartas de Pablo", referido a la “Epístola a los gálatas”, escrito por Tomás de Aquino. Aunque el claustro franciscano y su biblioteca sean más conocidos en el mundo, los dominicanos están igualmente orgullosos de sus grandes obras de arte. El crucifijo en la parte trasera de la gran nave fue hecho por el famoso Paolo Veneziano, y esta obra es una de las obras más importantes de la Edad Media que se encuentra en Croacia. También se encuentra la Santa Magdalena, obra maestra del mundialmente famoso Tiziano, en el retablo.

 

La iglesia contiene obras de los mejores artistas croatas y de Dubrovnik, como Vlaho Bukovac, Nikola Božidarević, Mihajlo Hamzić, Iva Dulčića y Lovre Dobričević. De los extranjeros se destacan Francesco di Maria, Santi di Tito, Francesca Zugna, Lorenzo di Credi (influencia de Leonardo da Vinci), etc. Todas estas grandes obras de arte y mucho más, como joyas de oro y perlas, y la carraca de plata, en forma de contenedor de incienso, se pueden ver en el museo dentro del monasterio. En verano está abierto de 9 a 18 hs. y en invierno de 9 a17.

 

Curiosamente, el campanario de esta iglesia resultó fuertemente dañado por un terremoto en 1979, más que en el famoso de 1667. Durante la época de Napoleón, esta iglesia se convirtió en un establo.

 

Interesante es el hecho de que el primer vecino de los dominicanos era el verdugo de la República de Dubrovnik, aquel que ejecutaba las penas de muerte. La República era estricta al tomar precauciones.

 

También a este complejo se le asocia una curiosidad extraña. Hoy en día conserva la  apreciada cabeza y las manos incorruptas del primer rey húngaro, San Esteban. Sin embargo, no se sabe cómo llegaron allí. No sólo descansan los restos mortales del rey húngaro, también fue enterrada la gama entera de la nobleza de Dubrovnik, y el convento de los dominicos a veces es conocido como el cementerio principal de la ciudad.



más de