DUBROVNIK DIGEST >> EXCURSIONES

EXCURSIONES >> Isla Korcula


Isla Korcula

[View map]

Isla Korcula es una isla particularmente interesante: mientras que otras islas de Dubrovnik cayeron dentro del territorio de la República de Dubrovnik, ésta permaneció bajo dominio véneto. Por lo tanto, es diferente a Dubrovnik, pero no menos hermosa.

 

Deseamos señalarle que a la ciudad de Korčula se puede llegar por ferry desde Orebić, en la península de Pelješac. El viaje en ferry dura unos quince minutos, y la conexión se da con bastante frecuencia. Orebić se encuentra a 120 kilómetros de Dubrovnik en coche, hacia el noroeste.

 

El casco antiguo de Korčula está situado en una pequeña península rodeada por murallas y fortificaciones. Durante la Edad Media conformaba un islote, y fue unido a Korčula a través de un puente construido en una noche. Luego se cavaron las trincheras, se construyeron palacios, casas antiguas y plazas que se conservan hoy en su forma original. Las calles no son paralelas, sino que están trazadas siguiendo el dibujo de un esqueleto de pez a fin de preservar la ciudad de los vientos fuertes, pero también proveyendo aire fresco. Esto hace a Korčula única en el mundo.

 

Toda la ciudad es hermosa, sobre todo la iglesia goticorenacentista de San Marcos. Los altares que adornan las pinturas renacentistas de Tintoretto y otros maestros son especialmente valiosos. Las estatuas, entre otras cosas, fueron esculpidas por el gran artista croata Ivan Meštrović. El arte es muy valioso, así como el de la parte superior del campanario, hecho por Marko Andrijić.

 

Junto a la catedral, frente la plaza se levanta el antiguo Palacio Episcopal, ahora palacio del obispo, en el que desde 1953 conserva tesoros del famoso abad, en forma de obras de arte expuestas en seis salas y un patio. En una variedad de obras de autores locales se señalan imágenes de la Virgen y el Niño Blaž Jurjev Trogiranin. Con sus ricas y excelentemente bien  expuestas obras, este es un tesoro que se encuentra entre las colecciones más valiosas de la iglesia en Dalmacia.

 

Frente al palacio obispal, se encuentra uno de los más bellos palacios renacentistas de la ciudad, el palacio Gabriellis, construido en el siglo XV. En sus salas actualmente se ubica el Museo de la Ciudad, de suelos originales de los viejos talleres de piedra de mampostería. En los siglos XV y XVI surgieron muchos edificios como la Catedral, la Plaza Municipal, además de numerosos palacios e iglesias. En ese momento se adquirieron muchas valiosas pinturas y obras de arte que se conservan en las colecciones de las fraternidades, los tesoros privados, el Museo de la Ciudad y el palacio obispal.

 

Vale la pena visitar el Museo Municipal, cuyas exposiciones lo transportarán desde la prehistoria hasta la actualidad. Los artículos más valiosos son esculturas en bronce de Tiziano Aspett, y un piano de 1819 en el que solía practicar Edith Streicher, amiga de Ludwig van Beethoven. La planta superior del museo es una atractiva cocina antigua, y de igual manera el museo está lleno de objetos de la vida cotidiana en la rica historia de Korčula.

 

En esta ciudad medieval podrá visitar la casa natal de Marco Polo, el mercader veneciano, mejor conocido por sus viajes a China en momentos en que otros comerciantes europeos solían llegar hasta Lejano Oriente. Arribó en el siglo XIII, mientras China era gobernada por Kublai Khan. No sólo conoció China, sino Vietnam y Birmania también. Después de 24 años retornó a Europa, más precisamente Venecia,  trayendo consigo elementos completamente desconocidos para los europeos. Escuchando sus historias, miles de aventureros planearon realizar un viaje similar. Sus narraciones se encuentran en el libro Il Milione, el tercer libro más leído y de mayor venta en la historia humana inmediatamente después de la Biblia y el Corán. El segundo nombre de Marco Polo era Emilio, del cual, según la leyenda, surte el número “millón”. Hasta entonces, los europeos se referían a esta cantidad como “miles de miles”, y al oír a Marco Polo contando sus historias y exagerándolas, usando esta antigua expresión, la gente relacionó esto con su segundo nombre Emilio, deviniendo el término en milione. Murió en Venecia, donde el aeropuerto actual lleva su nombre.

 

Resulta curioso que el estatuto de Korčula sea más antiguo que el de Dubrovnik. Data de 1214, mientras que el Dubrovnik fue redactado en 1272. Además, muchos de sus edificios son más antiguos que los de Dubrovnik, dado que la isla no se vio afectada por el gran terremoto. Es por esto posible apreciar fachadas decoradas con escudos de antiguas familias nobles de la isla.

 

No sólo en la isla de Korčula su ciudad homónima es interesante, sino también otros tantos lugares, en especial por su increíble naturaleza.

 

 

 



más de