DUBROVNIK DIGEST >> NATURALEZA

NATURALEZA >> San Elías


San Elías

[ View map ]

El San Elías es el pico más alto de la península de Peljesac (961 metros) y está situado por encima de la ciudad de Orebić. Los alpinistas de todo el mundo son muy aficionados a esta montaña. Hay varias rutas de acceso hasta la cima, y de éstas le recomendamos el recorrido circular que dura unas 5 horas y media. El sendero comienza en Rusković, un pueblo encima de Orebić, como un camino empinado a lo largo de la quebrada boscosa, hasta la meseta en la base de la montaña. En la casa del guardaparques llamada Stara Kućica, inicia el camino a la cima, para volver a través de Bilopolje.

 

Al llegar a la parte superior, podrá disfrutar de increíbles vistas de las islas de Mljet, Korcula y Hvar, el canal Neretva, y el Biokovo. Particularmente impresionantes son las vistas de Duba del lado norte de la península. La vuelta sobre Bilopolje es también inolvidable. Pasando la meseta y el denso bosque de pinos, se puede disfrutar la vista sobre la isla de Korčula. El camino pasa cerca del Monasterio Franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles. Este monasterio fue construido en el siglo XVI en estilo gótico-renacentista.

 

Es interesante saber que en él habitaron el noble ruso y viajero Peter Tolstoi, el príncipe alemán Philipp Coburg y el escritor británico Seaton Watson. Al igual que en Nuestra Señora de Danče, aquí también los monjes saludan a los barcos haciendo sonar las campanas de la iglesia.

 

También, además del monasterio franciscano, existe otra atracción: el sitio arqueológico Gornja Nakovana donde recientemente descubrieron restos del hombre prehistórico.

 

A la cima del San Elías se llega por otras rutas igualmente atractivas, pero no están demarcadas, por lo que se recomiendan sólo para excursionistas experimentados. Algunos aventureros han subido a la cima incluso en bicicleta.

 

Cabe señalar que en esta montaña puede encontrar plantas endémicas, cuyos colores brillantes le llamarán mucho la atención. No se sorprenda si se encuentra con muflones, traídos aquí durante la Yugoslavia. Además, tenga cuidado al caminar, ya que en el San Elías habita la venenosa víbora cornuda.

 



más de