DUBROVNIK DIGEST >> NATURALEZA

NATURALEZA >> Parque Nacional de Mljet


Parque Nacional de Mljet

[View map]

El Parque Nacional de Mljet se encuentra en el lado noroeste de la isla del mismo nombre. Es mejor conocido por sus dos lagos – Grande y Pequeño - fenómeno geográfico único para el Mediterráneo. Sin embargo hoy en día estos lagos no lo son realmente, porque están conectados con el mar, y el agua es salada, pero alguna vez fueron lagos de agua dulce que con el paso del tiempo se hundieron y se fundieron con el mar.

 

Incluso mayor es la atracción que despierta la isla Santa María en el Lago Grande – dimensiones de tan sólo 120 x 200 metros – y es la única isla en el mundo que se encuentra dentro de otra isla. En esta pequeña isla los benedictinos en el siglo XII construyeron un monasterio, y más tarde una iglesia y fortaleza. Una buena parte del Parque Nacional, hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, fue la propiedad de la Iglesia. Con la victoria de los partisanos y el Mariscal Tito, todo se nacionalizó y la Iglesia pierde su propiedad, finalmente construyéndose un hotel en el monasterio en la isla.

 

Otro hecho interesante sobre Tito y Mljet: los lagos están conectados con el mar en un lugar llamado Puente Grande. Y, en efecto, una vez hubo un puente, pero fue demolido para que Tito con su yate pudiera navegar en el Gran Lago. El lugar donde se encuentran ambos lagos se llama Puente Pequeño, y posee tan sólo medio metro de profundidad, por lo que no se puede atravesar con barcos grandes. Durante la época benedictina,  el Puente Grande era más estrecho de lo que es hoy en día, y ellos en este punto construyeron un molino impulsado por las corrientes durante el cambio de mareas, y era utilizado para la producción de sal, y esta zona es hoy llamada Soline. La corriente en el Lago Pequeño es mucho más débil, y el punto más profundo posee 29 metros (en el lugar más profundo del Lago Grande se alcanzan los 46 metros).

 

En los lagos no hay olas, así que si usted decide venir aquí con sus hijos, puede nadar aún cuando sopla viento. Debido a la falta de olas, los densos bosques crecen hasta orillas del lago. Mljet es la isla croata más boscosa y una de las mejores conservadas de todo el Mediterráneo. Las regiones del Mediterráneo fueron alguna vez zonas boscosas, pero los frecuentes incendios destruyeron la mayor parte de los bosques. Muchas plantas de la isla de Mljet son endémicas, como la ragusina, barbajoves o elárbol titímalo.

 

 

En cuanto a las especies animales, es interesante mencionar que Mljet hasta el siglo XX estaba lleno de serpientes venenosas (víbora cornuda) que a menudo era causa de sufrimiento de la población nativa (de acuerdo a la leyenda sobre las serpientes, en Mljet fue herido incluso San Pablo). A comienzos del siglo XX, en Mljet se introduce la pequeña mangosta india, que arrasó completamente con la población de serpientes. Sin embargo, ahora existen menos especies salvajes, y a menudo la mangosta ataca pollos. Si busca animales salvajes en Mljet, encontrará jabalíes, ciervos, muflones, conejos, etc.

 

El mar alrededor de la isla de Mljet es rico en peces, y anteriormente las inmediaciones del Parque Nacional eran hábitat de la foca monje del Mediterráneo, hoy extremadamente rara.

 

El Parque Nacional de Mljet tiene buenos asentamientos, de los cuales valen la pena mencionar Polače y Pomena, que se encuentran del lado norte de la isla, dentro de grandes bahías protegidas. Es por esto que los antiguos romanos de Polače (y por sus fuentes de agua potable) hicieron el asentamiento junto con su famoso palacio romano, que se ha conservado hasta nuestros días. El palacio de Polače es el tercer monumento romano mejor conservado en la costa croata inmediatamente después del Arena de Pula y el Palacio de Diocleciano en Split. Además del palacio, en el mismo lugar se descubrieron los baños romanos, donde los habitantes acudían a pasar su tiempo libre, recibiendo masajes con aceite de oliva de Mljet. Si bucea en esta hermosa bahía, no se sorprenda si se encuentra con un ánfora romana.

 

Increíblemente, el único camino hacia el oeste de la isla pasa a través del palacio romano. A veces los autobuses tienen grandes problemas para  atravesar sus puertas, y en una ocasión un gran camión pasando de esta manera destruyó buena parte del palacio. Alguna vez durante Yugoslavia hubo la idea de que el palacio fuera completamente reestructurado y transformado en un gran museo, pero el dinero que se recaudó se empleó en 1979 en las refacciones de Dubrovnik y Kotor, a causa del terremoto.

 

El Parque Nacional de Mljet es ciertamente digno de ser visto, debido a la naturaleza increíble y una gran variedad de sitios culturales e históricos. A Mljet se puede llegar en ferry o catamarán desde Dubrovnik, o por ferry desde Prapratno, en Pelješac. Le recomendamos que vaya en coche, ya que Mljet no es pequeña, y, además del Parque Nacional, hay mucho más para ver. En cuanto a lo que se refiere al Parque, el tráfico de coches está prohibido, pero se pueden alquilar bicicletas u otros vehículos. Pero incluso si usted decide caminar, no se arrepentirá. Los senderos pasan a través de densos bosques y descienden hasta llegar a los lagos.

 

Si no tiene un coche, desde Dubrovnik se puede llegar por aerodeslizador a Polače, donde se encuentra el transporte de autobús hacia los detalles más interesantes del Parque Nacional. La línea Prapratno-Mljet posee mayor frecuencia que la de Dubrovnik-Mljet. Prapratno está de Dubrovnik a sesenta kilómetros al oeste, cerca de Ston.

 

Dado que los horarios de salida de los barcos a menudo varían, lo mejor es que consulte los horarios en la página de Jadrolinija. Del mismo modo, acerca del Parque Nacional de Mljet usted puede encontrar más información en este enlace.

 



más de