DUBROVNIK DIGEST >> CASCO ANTIGUO

CASCO ANTIGUO >> Murallas de Dubrovnik


Murallas de Dubrovnik

[View map]

Las murallas de Dubrovnik la se ubican entre las fortificaciones mejor conservadas del mundo. Los primeros trabajos de construcción comenzaron tempranamente, en el siglo VIII, y la mayor parte fue construida entre los siglos XV y XVI, adoptando la apariencia actual. No fue prácticamente dañada durante el gran terremoto de 1667.

 

Posee 1940 metros de longitud y 25 metros de altura, entre 4 y 6 metros de espesor sobre tierra, y sobre el mar entre un metro y medio a tres. Está protegida por torres orientadas hacia cada punto cardinal, uno de los cuales está dominado por la torre Minčeta, que se comenzó a construir con la conquista turca de Constantinopla. Debido a las guerras turco-venecianas y el temor al asedio turco, fueron construidas las torres de San Juan y Revelin. Las torres Revelin y Lovrijenac fueron erigidas fuera de las murallas, construidas para proteger la ciudad a lo lejos.

 

Por debajo de los muros se extendía una gran zanja profunda, la cual debido a la construcción de la carretera y el estacionamiento no puede verse, y esto servía como refuerzo para defender la ciudad, custodiada por 120 cañones. Los habitantes a largo de su historia a quien más temieron fue a los venecianos, y al final del siglo XIV, se ordenó la demolición de casas particulares e iglesias cerca contiguas a las murallas en su lado exterior, para evitar la toma de posiciones estratégicas importantes en manos de enemigos, puesto que los recién llegados de Venecia a menudo se los veía pululando por la zona. Por lo mucho que Dubrovnik ha sido y sigue siendo reconocido por sus murallas, permaneció pequeño y sin extenderse.

 

Curiosamente, sin importar la belleza que otorgan las murallas, los constructores no se enfocaron en la estética, sino en una defensa eficiente de la ciudad. Eventualmente terminaron combinando una y otra, aunque algunas partes de los muros, por temor a la proximidad del enemigo, fueron construidas con gran rapidez.

 

Cuando se terminaron de construir, los visitantes no encontraban palabras para describir la emoción. Konrad von Gruenemberg de Konstanz escribió a finales del siglo XV que Dubrovnik es una de las ciudades más bellas del mundo, y también una de las fortalezas mejor protegidas:

 

"Dubrovnik es una ciudad tan fuertemente fortificada que no existe otra igual en ninguna parte del mundo: tiene fuertes fortificaciones, torres, dos profundas zanjas entre ellas y la cubierta exterior con paredes fuertes y sus almenas, y toda construida de piedra labrada!"

 

Según el dicho, el que viajó a Roma y no vio al Papa, mejor era que no fuera, y lo mismo ocurre con Dubrovnik y sus murallas. Quien haya estado en Dubrovnik sin subirse a ellas, se perdió de mucho. TripAdvisor incluyó en 2013, basado en millones de comentarios de turistas de todo el mundo, las murallas de la ciudad en los diez primeros lugares que hay que ver antes de morir.

 

A los muros se puede subir por tres lugares. Inmediatamente a la izquierda cuando se camina sobre Stradun en dirección desde la puerta de Pila (entrada lateral oeste de la ciudad vieja), cerca de la fortaleza de San Juan y  por el castillo de San Lucas en la entrada este de la ciudad.

 



más de